de la web a tu domicilio, alojamiento o embarcación

Artículos sobre el mundo del vino De Vins Menorca

Temas
Encuentra tu producto
Producto
v
Nombre
Precio
v
Ofertas en tu email
Blog De Vins Menorca

Ya sabéis que no paramos de conversar y colaborar con nuevas bodegas. El sector de la producción de vino no da tregua. Y tenemos que estar siempre atentos para ofrecer lo mejor a nuestros #winelovers de DEVINS.

En esta ocasión os presentamos las bodegas NADAL. Una finca que tiene una tradición que proviene de 1510. ¿Te animas a conocerla con nosotros?

Una bodega que proviene del siglo XVI

Can Nadal de la Boadella fue fundada a principios del siglo XVI. El pergarmino firmado por el notario Francesch Berthomeu 1510 certifica la propiedad de una finca a nombre de Pedro Nadal, situada en el término de Torrelavit. Según la documentación histórica, la Heredad Nadal ha pasado de padres a hijos, fiel a la tradición catalana del heredero. Nunca se ha dejado de cultivar la viña y elaborar vino. Ni siquiera en los años más difíciles de la Guerra Civil (1936-39), cuando una parte de la finca fue expropiada para construir un campo de aviación.

Conociendo a Ramón Nadal Giró, el fundador

Nació en 1903, justo cuando en el Alt Penedès se había iniciado la replantación de las viñas asoladas por la filoxera. Su espíritu emprendedor le empujó los años de la Guerra Civil a enviar alcohol de su destilería a una bodega de la Mancha que la alquiló para hacer mistelas, actividad que le reportó considerables ganancias. Y supo invertirlas. En 1941 decidió replantar la viña que el ejército había convertido en aeródromo durante la guerra y construir, a veinte metros bajo tierra, la cava fundacional, que aún hoy vela los productos más apreciados de la bodega.

El espíritu inquieto y emprendedor de Ramón Nadal Giró los ha guiado a lo largo de los años para mantener el nivel de calidad y exigencia de sus espumosos y vinos blancos.. En homenaje a él nació el RNG10, el producto más emblemático de la gama, que hace honor a su historia con sus iniciales.

Con motivo del 75 aniversario de la vendimia del primer espumoso, sale al mercado el RNG20, una edición limitada de 1.049 mágnum de la cosecha 1997, que se comercializará en un periodo de cinco años.

Espumosos y vinos blancos nobles

El origen de su vino espumoso se remonta a finales de la Guerra Civil española (1936-39), cuando Ramón Nadal Giró recupera los viñedos que le fueron expropiados para hacer un campo de aviación y decide reorientar el negocio familiar (destilería de aguardiente) hacia la elaboración de vinos espumosos.

Fruto de esta evolución, en 1943 ve la luz la primera botella de Nadal Brut. A día de hoy, sus viñas cultivadas bajo las pautas de la viticultura ecológica siguen regalándonos el fruto de las variedades autóctonas del Penedès -Xarel·lo, Xarel·lo vermell, Parellada y Macabeu- con las que elaboran vinos espumosos de larga crianza a partir de los rituales artesanales del mèthode champenoise.

Desde 1998, con la tercera generación de la familia Nadal al frente de la bodega, su gama de productos se amplía y se empiezan a comercializar los primeros vinos blancos de la finca con una decidida apuesta por la variedad Xarel.lo y con la aparición del primer vino blanco dulce de botrytis natural elaborado en España.

Respeto por el entorno natural

La experiencia y el legado de sus antepasados los empujan a trabajar con el máximo respeto por la naturaleza. El septiembre del 2015, las 100 hectáreas de la Finca Nadal fueron inscritas en el CCPAE (Consejo Catalán de Producción Agraria Ecológica), después de 3 años de conversión, los vinos blancos y espumosos elaborados a partir de la cosecha 2018 ya incorporaran el sello ECO. La detección, a partir de la cosecha 1994, de primaveras y veranos más secos y calurosos en la Finca Nadal, los empuja a iniciar una fase de adaptación varietal que culminará el año 2018.

En prácticamente 25 años, y con la finalidad de aprovechar el cambio climático para implementar una viticultura ecológica de máxima calidad y rigor en su finca, pasan de tener un 50% de la superficie de viñedo de la variedad Macabeo, y el resto a partes iguales de Xarel·lo y Parellada, a contar con una tercera parte de cada una de las variedades y una superficie apreciable de Xarel·lo vermell, variedad escasa en el Penedès.

Te dejamos aquí un interesante vídeo donde se pone en valor la responsabilidad social de esta bodega:

Las variedades de la finca Nadal

En la Finca Nadal se cultivan básicamente las variedades autóctonas de uva blanca del Penedès: Macabeo, Xarel·lo, Xarel·lo vermell y Parellada. Las cepas, algunas de las cuales tienen más de 65 años, proporcionan producciones de uva equilibradas y de gran calidad. Actualmente, la Finca Nadal produce más uva de la que se necesita para cubrir toda la producción. Esto les permite seleccionar la mejor uva para la elaboración de sus productos.

Macabeo: El Macabeo es una uva muy apreciada, ya que permite elaborar vinos espumosos complejos y con estructura, aromas frescos y afrutados. Se vendimia a principios de septiembre. El racimo, muy compacto, está constituido por granos de tamaño medio y color dorado. El mosto es bastante dulce y la acidez media. En la Finca Nadal, situada cerca de Sant Sadurní, se elaboró en 1998 el primer vino blanco dulce de España con uvas de Macabeo afectado de forma natural por el hongo Botrytis Noble.

Xarel·lo: El Xarel·lo es la variedad insignia del Penedès. Recolectada a mediados de septiembre, les permite elaborar vinos espumosos pálidos con tonalidades ocres, voluminosos en boca y con aromas de fruta madura. Al esperar a hacer la vendimia a primeros de octubre, se obtiene un vino blanco fresco, sabroso y persistente con aromas herbáceos y recuerdos florales y de frutas blancas. El racimo es poco compacto y está formado por granos de tamaño medio-grande y color ámbar. El Xarel·lo es la variedad que aporta más azúcar y acidez. Contiene una elevada concentración de resveratrol, compuesto fenólico que ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Xarel·lo vermell: El Xarel·lo vermell tiene todas las propiedades que permiten calificarlo como una variedad de uva blanca, aunque el tono rojo pálido de la piel le aporta un toque sofisticado. Tiene la piel más gruesa que el blanco y una acidez natural más elevada, y permite retrasar la vendimia a principio de octubre consiguiendo un vino blanco seco con reflejos rojos, aromas ligeramente especiados, toques mentolados y una untuosidad y frescura en boca apreciables.

Parellada: La Parellada da vinos espumosos pálidos con reflejos verdosos, delicados aromas florales, y finura y suavidad en boca. Madura dentro de la segunda quincena de septiembre. El racimo, que es bastante compacto, está constituido por granos grandes y de color verdoso con reflejos dorados y ligeramente rosados. Aunque es la variedad que menos dulzura y acidez aporta, se la considera indispensable para elaborar vinos espumosos por su delicado aroma y finura en boca. En el Penedès también se le llama Montonega.

Pinot Noir: La Pinot Noir es una variedad francesa ideal para la elaboración de vinos tranquilos y espumosos. Se vendimia a mediados de agosto. El racimo es muy pequeño y compacto. De esta variedad se obtienen mostos muy dulces y ácidos, ideales para elaborar rosados como el Salvatge Rosé. La Pinot Noir es la única variedad foránea que se cultiva en la Finca Nadal.

¿Te ha interesado? ¿No te has sentido visitando la finda Nadal? Os invitamos a conocer mejor los vinos de la Bodegas Nadal, una novedad entre nuestras bodegas con encanto en DEVINS.

 

  Descubre otros posts relacionados en nuestro blog: 

- Almaroja, nueva bodega que llega desde Arribes

- Bienvenidos a DEVINS, bodegas Itsasmendi

- Presentación de Vinos Traviesos & Champagnes Gastronómicos

En 2019 estamos trabajando para introducir nuevas bodegas que sorprendan a nuestros amigos de DEVINS. En esta ocasión viajamos hasta Arribes del Duero. Con una apuesta por la viticultura ecológica con algunos aspectos de la biodinámica. Seguro que os seduce conocer este proyecto que dirige Charlotte Allen desde el 2007.

La bodega Almaroja

La bodega Almaroja fue fundada en el año 2007 por la inglesa Charlotte Allen, después de una larga carrera en el mundo del vino, primero en Inglaterra como importadora y luego trabajando en diversas bodegas por todo el mundo. Sin embargo fue en Francia que esta joven emprendedora decidió quedarse, y después de una temporada en Burdeos, se instaló en el Ródano, dónde estudió enología y viticultura.

Siguiendo la recomendación de su amigo, el bodeguero Didier Belondrade, conoció por primera vez los Arribes del Duero en 2006. Fue una visita que le cambiaría la vida radicalmente. Reconociendo instintivamente las posibilidades de la zona, se dio cuenta que aquí podría hacer un gran vino de calidad. El año siguiente empezó a juntar pequeñas parcelas de viñedo y se instaló en una antigua bodega subterránea en el conjunto histórico de Fermoselle.

Hoy la empresa cuenta con 8,5 Ha de viñedo (de lo cual la mayoría tiene más de 80 años) y 500 olivos, abarcando 34 parcelas distintas entre 550 y 800 m de altitud. La tierra granítica de la zona es arenosa y muy pobre, condiciones ideales para el cultivo de la vid y del olivo. Cada aspecto de la producción de los vinos está controlado por Charlotte, desde la uva hasta la botella.

Los viñedos son 100% ecológicos (certificados) incorporando también aspectos la agricultura biodinámica. La mayoría del trabajo del año transcurre en el viñedo, entonces el trabajo de la bodega se reduce al mínimo. Las prácticas de extracción y el uso de la madera nueva se hacen con cuidado para que los vinos expresen al máximo su terruño y que se caractericen por su elegancia y su mineralidad.

Desde la denominación de origen Arribes

En 1988 se realizan los primeros contactos con la Administración para obtener la Denominación de Origen. Habría que esperar diez años, hasta el 24 de septiembre de 1998, para que fuera otorgado el calificativo “Vino de la Tierra de Arribes del Duero”. Esta Asociación, tras años de esfuerzo, unificaba así dos zonas de tradición vitivinícola localizadas entre Zamora y Salamanca, y vinculadas geográficamente por el recorrido fluvial del magnánimo Duero.

El 27 de julio de 2007 se obtiene la Denominación de Origen Arribes. Este marchamo de Calidad viene a reconocer la tradición vitivinícola de la comarca, y ello supone la valoración de variedades autóctonas minoritarias y la reactivación de una zona cuya población sigue manteniendo la ilusión por el cultivo de esos viñedos arraigados en bancales, legado histórico de sus antepasados.

La contraetiqueta “Denominación de Origen Arribes” certifica el origen y cumplimiento de la normativa exigida por la Junta de Castilla y León, asegurando la calidad desde la uva hasta el vino embotellado.

Un clima lluvioso a la ribera del Duero

En este territorio, cuando hablamos de su clima conviene primero situar el entorno climático multiprovincial (Zamora y Salamanca) en el que se encuentra, relacionándolo a la vez con el clima general de la Meseta del Duero, para así, poder situar perfectamente este microclima arribeño, de parámetros tan singularizados.

Los rasgos climáticos de Arribes del Duero son muy característicos, y constituyen uno de los principales criterios definidores de este espacio, donde el clima presenta notables diferencias respecto al del resto de la región. El régimen pluviométrico es relativamente elevado, cuyo índice anual se sitúa por encima de los 700 mm; debido a la localización de esta comarca en el extremo más occidental de la Cuenca del Duero. A su vez el relieve determina grandes diferencias térmicas. De manera que en la penillanura el régimen térmico es semejante al del resto de la cuenca, con inviernos fríos y largos; veranos cortos y calurosos; mientras en los valles de los ríos, el arribe o las arribas, se alcanzan temperaturas considerablemente elevadas, que superan en unos 5º C, a las de la penillanura; resultando los inviernos más cortos, y por el contrario los veranos se prolongan más. En los encajados cañones, no se conocen las heladas y la temperatura media de enero es de unos 9º C; siendo la de agosto de unos 26º C.

Lo que posibilita el surgimiento de un paisaje agrario claramente diferenciado, que ha permitido un desarrollo más seguro y estable del viñedo; en un espacio caracterizado en términos generales, por sus grandes desniveles y abundantes laderas, sin llegar a constituir una zona montañosa propiamente dicha. Las condiciones climáticas durante el periodo de reposo invernal de la vid no son determinantes, por lo que los inviernos algo más suaves en la comarca no añaden ninguna ventaja; en tanto que si lo hace durante la primavera, momento que aquí se manifiesta más tempranamente, favoreciendo a la vid, ya que recibe a tiempo un buen nivel de lluvias que la planta aprovecha conveniente tras una poda temprana (poda larga o prepoda).

Los drenajes del suelo son convenientes y muy adecuados, tanto por la inclinación del terreno como por las obras de canalización para evacuar ordenadamente los excedentes hídricos, diseñadas desde antiguo. La incidencia de las heladas está muy amortiguada por la configuración orográfica de la comarca, y las heladas tardías son casi desconocidas. Una vez descrito y valorado el clima arribeño, y teniendo en cuenta que la vid lleva milenios en la zona, se puede concluir que este espacio agrario responde plenamente y en las mejores condiciones posibles a las exigencias de la viña, que además, como se sabe tiene una gran capacidad de adaptación a diferentes ecosistemas, pero, que es en un clima de características mediterráneas, como las definidas, donde el viñedo encuentra realmente condiciones inmejorables para desarrollar perfectamente su ciclo vegetativo. Por lo que este cultivo debe ser apoyado e incentivado, y más teniendo en cuenta que las alternativas al viñedo son prácticamente nulas.

Un suelo proclive a vinos de alta calidad

Podemos comenzar por enunciar el suelo natural, como la formación de estructura dúctil y espesor variable, que resulta de manera natural de la transformación de la roca madre subyacente, bajo la influencia de diversos factores físicos, químicos y biológicos, sin intervención del hombre. El tipo de suelo evidentemente depende de la roca madre, pero sobre todo de la naturaleza de las transformaciones que ésta sufre, muy variable según las condiciones climáticas y la vegetación.

En Arribes del Duero, la roca madre desde un punto de vista geológico forma parte del Zócalo Paleozoico o Macizo Antiguo, constituido en este caso por rocas ígneas (graníticas), como materiales mayoritarios, aunque también existen rocas sedimentarias metamorfizadas, principalmente pizarras. Esta circunstancia de partida, unida a lo accidentado del relieve, con pendientes comprendidas entre el 10 y el 30 %, con montículos de laderas muy variables, que en algunos lugares llegan a ser muy pronunciadas, hace que el suelo sea la consecuencia de ostensibles y acusados rasgos del efecto de la erosión; por lo que se encuentran suelos de cierta variación; aunque en general de poco fondo, unos 30 centímetros de media, sobrepasando en algo esta medida cuando se asientan sobre pizarras.

Cuando se habla de pizarras en esta comarca, realmente se trata de una especie de granito laminar de carácter muy deleznable, que se presenta en estratos inclinados, que retienen y regulan muy bien la humedad, por lo que sobre estos suelos se pueden alcanzar profundidades y espesores muchas veces superiores a los dos metros, vegetando muy bien sobre ellos la vid y otras plantas leñosas.

El suelo que vamos a llamar agrícola, es el resultante de la transformación que del suelo natural hace el hombre, mediante la aplicación de técnicas de laboreo. Pero las raíces a menudo penetran por debajo de la capa laborable trabajada, a una profundidad de varios metros, y esas zonas profundas intervienen también en la producción agrícola, y muy fundamentalmente en la vitícola. Pero para el aprovechamiento de estos suelos, en las laderas y valles de los ríos de este espacio, de relieve a veces excesivo, con pendientes muy pronunciadas que, en algunos casos se aproximan a la verticalidad ha sido previamente necesario el gran esfuerzo de construir bancales (que aquí llaman paredones), para poder retener en ellos unos suelos de textura limo-arenosa, a veces con intervalos franco-limosos, de abundante pedregosidad.

Por lo común estos suelos ofrecen un aspecto o coloración pardo-amarillo claro. Químicamente son terrenos pobres en cal, y de naturaleza ácida con un pH, que oscila entre un 5 y 6. El componente en materia orgánica es escaso (de un 1.5 a un 3%). Estos suelos son también pobres en elementos y oligoelementos esenciales, aunque una vez subsanados resultan idóneos para el aprovechamiento agrícola de estas partes del terrazgo, sobre el que se encuentran plantados viñedos, olivos y frutales, contribuyendo además con la penetración de sus raíces en el suelo y subsuelo a la contención de las laderas.

Puede afirmarse que son una solución a estos suelos raquíticos y en pendiente, que difícilmente pueden servir para otra cosa; aunque en la actualidad buena parte de estos campos, sobre todo los de accesos más complicados están total o parcialmente abandonados. Así pues los materiales mayoritarios de estos suelos tanto en el arribe como en la penillanura, son producto de la descomposición de las rocas graníticas, aunque también existen importantes franjas con descomposición de rocas metamórficas y sedimentarias metamorfizadas, junto con algunos depósitos detríticos del cuaternario, arenas y arcillas, formados precisamente por la alteración de las rocas graníticas y de otros tipos constituyentes de la unidad.

Los vinos de una reserva de la Biosfera

El parque natural de Arribes del Duero es un espacio natural protegido del oeste español y más concretamente del noroeste de la provincia de Salamanca y el sudoeste de la provincia de Zamora, en la comunidad autónoma de Castilla y León, junto a la frontera portuguesa.

Arribes, arribas y arribanzos son los vocablos leoneses utilizados para denominar la geomorfología que presentan los ríos Águeda, Duero, Esla, Huebra, Tormes y Uces en este territorio. Ésta se caracteriza por una zona de depresión o de altitud más baja y otra de penillanura o de altitud más elevada, siendo las arribes las pendientes escarpadas que se sitúan a ambos lados de estos ríos. En casi toda la zona protegida, los encajonamientos de los cursos fluviales de los ríos Duero y Águeda hacen de frontera natural entre España y Portugal. La Junta de Castilla y León incorporó este territorio a su red de parques naturales el 11 de abril de 2002.1 El Gobierno portugués hizo lo mismo con su parte algo antes, el 11 de mayo de 1998, bajo el nombre de parque natural del Duero Internacional.

El 9 de junio de 2015 los dos parques son declarados reserva de la biosfera transfronteriza por la Unesco bajo la denominación de Meseta Ibérica, junto a otras varias zonas protegidas españolas y portuguesas, así como distintos espacios de la Red Natura 2000. Los grandes desniveles su orografía, el alto caudal del Duero y los numerosos ríos que en él desembocan, convierten a esta zona en uno de los puntos de mayor potencial hidroeléctrico de toda la península ibérica. Por ello, se fueron construyendo una red de presas y embalses conocida como Saltos del Duero. Su peculiaridad orográfica es además la razón de la existencia de un inusual microclima mediterráneo que contribuye a la diversidad vegetal y convierte al parque en un lugar idóneo para el refugio de la fauna salvaje, especialmente para las aves.

Las profundas incisiones de los ríos Duero y Águeda que sirven de frontera natural entre España y Portugal, dividen una zona de idénticas características entre ambos países. El Duero y sus afluentes son el elemento común y nexo de unión de todo un territorio que se extiende linealmente a lo largo de más de 120 km. El Duero es internacional desde la presa de Castro hasta Barca d'Alva. En este lugar se le une el río Águeda, que es internacional desde esta aldea hasta el lugar donde se le une el río Turones, cerca de La Bouza. La parte española, declarada Parque Natural de Arribes del Duero, se extiende sobre una superficie de 106.105 hectáreas mientras que la parte portuguesa, declarada Parque natural del Duero Internacional, se extiende sobre una superficie de 85.150 hectáreas. Los dos parques suman una superficie de 191.255 hectáreas, lo que convierte a esta zona en una de las áreas protegidas más grandes de Europa.

Su ubicación fronteriza, alejada de los grandes núcleos de población y con escasas infraestructuras, ha propiciado un continuo proceso de despoblación de sus pueblos aunque también ha permitido la conservación de un amplio patrimonio histórico, cultural y natural, entre el que destacan sus numerosas costumbres y tradiciones. En los últimos años, con la creación del parque natural, han llegado algunas iniciativas inversoras relacionadas con el turismo y el comercio minorista transfronterizo. Esta circunstancia ha evidenciado que sea necesario preservar y potenciar su hábitat natural, su patrimonio y sus tradiciones socioculturales, principales propulsores de su economía.

Arribes, arribas y arribanzos, son vocablos en lengua leonesa, con derivación etimológica del latín «ad ripa-ae», que significa a la orilla. Arribas, en su forma femenina «las arribas» era usado en las comarcas de Sayago, Aliste y La Ribera, así como en la zona colindante portuguesa, para referirse a las depresiones geográficas del Duero, el Esla, el Huebra, el Tormes y el Uces. Para los zamoranos existía además el término «arribanzo», algo más conciso, con el que se referían a los enormes roquedos o gigantescas rocas graníticas que forman los valles. Posteriormente, Arribes, en su forma femenina «las arribes» comenzó a usarse por los naturales de la comarca salmantina de La Ribera para referirse a la misma geomorfología. Entre los habitantes de algunos pueblos de la comarca salmantina de La Ramajería también son conocidos como "Los Farallones".

¿No te parece un marco incomparable para producir buenos vinos? Os invitamos a conocer mejor los vinos de la Bodegas Almaroja, una novedad entre nuestras bodegas con encanto en DEVINS.

  Descubre otros posts relacionados en nuestro blog: 

- Novedad en DEVINS, el cava Agustí Torelló Mata

- Bienvenidos a DEVINS, bodegas Itsasmendi

- Presentación de Vinos Traviesos & Champagnes Gastronómicos

Al igual que la maravillosa película de Giuseppe Tornatore, donde un famoso director volvía a su pueblo natal después de 30 años tras la muerte de Alfredo, la figura paterna que le había enseñado el amor por el cine que había perdido, la selección de marzo es un tributo a dos zonas vinícolas que nos enseñaron el amor por el vino.

Sin duda Rioja y Ribera del Duero son los territorios más célebres dentro y fuera de nuestro país, vinos serios, elaborados a partir de la variedad tempranillo o tinta del país cuya posterior crianza se lleva a cabo en barricas de roble francés y americano. Vinos constantes, elegantes y bien hechos, casi perfectos para disfrutarlos con la  B.S.O. de Enio Morricone sonando de fondo….

Empecemos por La Rioja.

Bodegas P. Peciña

Bodegas Hermanos Peciña se ubica en el corazón de la Rioja Alta, una zona privilegiada para el cultivo de la vid, enclavada entre las cimas de la Sierra Cantabria y las riberas del Río Ebro, donde conviven el clima atlántico y mediterráneo, permitiendo el desarrollo de un microclima propio que da lugar a unas uvas únicas e inigualables. Sus orígenes se remontan a 1992 cuando Pedro Peciña Crespo, tras años de experiencia en otras bodegas centenarias de la zona, pone en marcha su propio proyecto de elaboración de vino de cosechero en el casco urbano de San Vicente de la Sonsierra. Cinco años más tarde, inaugura las actuales instalaciones, donde se inicia la elaboración de vinos de crianza, reserva y gran reserva.

  • Crianza 2013

 

Procedentes de diferentes viñedos con una media aproximada de 40 años de antigüedad sobre suelos arcillo-calcáreos, ha permanecido 24 meses en barricas de roble americano previamente envinadas. Durante este período se han realizado 4 trasiegas (una cada 6 meses) mediante el método tradicional de “Barrica a Barrica”, logrando así una decantación de posos por gravedad de forma natural y evitando el uso de filtros y clarificaciones, manteniendo así al máximo la personalidad del vino. Posteriormente ha descansado un mínimo de 18 meses en botella, adquiriendo el equilibrio y la estructura necesaria para obtener un gran vino.

  • Reserva 2011

 

Procedente de una selección de viñedos de San Vicente de la Sonsierra, con suelos arcillo-calcáreos y con alta densidad de plantación, es elaborado sólo en añadas propicias. Únicamente haciendo uso de levaduras autóctonas, la fermentación alcohólica dura aproximadamente 14 días, y la fermentación maloláctica se desarrolla de forma natural. Permanece 36 meses en barricas  de roble americano de una edad media de 4-5 años, recibiendo 6 trasiegas por el método tradicional de gravedad y decantación, y posteriormente descansa  en botella un mínimo 18 meses.

Bodegas Vallobera

Bodega familiar de la Rioja Alavesa creada por Javier San Pedro Rández, descendiente de viticultores que decide poner en marcha su proyecto hace casi 30 años junto a Ana Ortega, convirtiéndose en la primera generación de la saga San Pedro en embotellar sus vinos. Inició su singladura con 100 barricas, comercializando vinos jóvenes que muy pronto pasó a envejecer.

  • Crianza 2015

 

Variedad 100% Tempranillo. Elaboración con uva despalillada. Largas maceraciones (21 días). Ha permanecido 14 meses en barrica de roble americano y francés.

  • Finca Vallobera 2015 Reserva

 

100% Tempranillo de selección de viñedo. Elaborado en acero inoxidable con una maceración pre-fermentativa durante 3 días a 13-14º C con remontados largos. Al 4º día comienza la fermentación, que dura unos 10 días a temperatura entre 25 y 27ºC, preservando la franqueza en los aromas primarios. Crianza, en distintas barricas de roble francés para buscar complejidad en el aroma, durante 16 meses y 3 trasiegas.

Y para acabar nuestra selección de vinos de Ribera del Duero.

Bodegas López Cristóbal

Fue en 1994 cuando Santiago López consiguió llevar a cabo el sueño de crear su propia bodega. La primera piedra se había puesto alrededor de los años 30, cuando su padre aterrizaba en la Ribera del Duero procedente de Santander para crear una granja. El contacto con la viticultura llegó más tarde, en los años 80, coincidiendo con los inicios de la Denominación de Origen Ribera del Duero. Tras años vendiendo las uvas a otros bodegueros, nacía Bodegas López Cristóbal a la que muy pronto se incorporó la primera generación, que imprimió un carácter muy personal a los vinos, contribuyendo a la consolidación del proyecto.

  • Roble 2017

100% tinta del pais de viñas de 20 años, vendimia a mano, en cajas de fruta y posterior mesa de selección con una crianza de 3 meses en barricas de roble francés.

  • Crianza 2015

100% tinta del país con unas viñas situadas alrededor de 800mts de altitud y con una edad que rondan los 40 años, vendimia a mano, en cajas de fruta y posterior mesa de selección y posterior crianza en barricas de roble francés 70% y americano 30%.

 

 Descubre otros posts relacionados en nuestro blog: 

- Selección DE VINS. La vuelta de las vacaciones con vinos valientes.

- Selección DE VINS. Tres magníficos colores para el verano

- Selección DE VINS. Pequeñas bodegas con encanto. Viñedos verticales y viticultura heroica.

No todo sol. No todo playa. No todo mar. Cada vez son más los destinos atraídos por la enología. Y uno de ellos es Menorca. Una isla rodeada de historia, cultura y raza, donde desde hace épocas creció como un referente gastronómico en la vida mediterránea.

La llegada del vino a nuestra isla se produjo a través de un pacto. Fue en 1231 cuando las autoridades musulmanas obsequiaron con vino a los embajadores del Rey Jaime I, el Conquistador. A partir de ahí se desarrolló una larga y épica historia. Siglos más tarde, a partir de la ocupación británica, el incremento de la población y la vida comercial de la época permitió el aumento de la producción del vino y de la extensión de este cultivo. Llegando a extender el cultivo hasta 1500 hectáreas a principios del siglo XXI. Pero no todo fue gloria y prosperidad, pues tras la caída del imperio británico, se redujo el comercio marítimo. Lo que conllevó una larga pausa en la producción y crecimiento del vino menorquín.

A día de hoy, podemos decir que vivimos un momento de renacimiento en la prosperidad vinícola de Menorca. Sus proyectos crecen con fuerza gracias a nuevas tecnologías que permiten poder hacer de Menorca una tierra en la que el vino es de nuevo importante. En diez años, se han plantado más de 30 hectáreas de viña y han nacido hasta siete nuevas bodegas. Y los reconocimientos empiezan a protagonizar la prensa y revistas especializadas de carácter nacional e internacional.

¿Pero qué tiene Menorca, una isla, para hacer bueno el vino?

El territorio y el clima son factores clave a la hora de permitir aromar y degustar un buen vino. Menorca se caracteriza por poseer una orografía muy suave. Predominan los suelos profundos pardos calizos, de textura franca y/o arcillosa, formados sobre un substrato litológico complejo, integrado por rocas calizas, areniscas y pizarras.

 

En referencia al clima, nos encontramos con precipitaciones de más de 600 mm/año y temperaturas medias entre 13 y 20ºC. Pero lo que sobresale sobre otros territorios mediterráneos es la fuerza y dirección del viento. La tramontana es uno de los rasgos que define Menorca y por el que el producto vinícola se convierte en único.

¿Y cómo se caracterizan los vinos de Menorca?

Los más representativos son los vinos tintos. Dos variedades destacan sobre el resto:

  • Merlot
  • Cabernet Sauvignon

Vinos de color cereza brillante, afloran un aroma de frutos rojos y especias. En boca son redondos, vinos de una dimensión media, bien estructurados y equilibrados.

Pero si eres más de vino blanco, cabe destacar también los dos mono varietales:

  • Chardonnay
  • Malvasía

El primero se elabora en la zona suroeste de Menorca, más concretamente en la zona de San Luís, tierra vitivinícola durante el siglo XVIII. Un vino caracterizado por sus aromas frutales variados. Lo acompañan notas de frutos secos como el higo y el albaricoque. Suelen ser vinos amplios que no pasan por barrica de roble.

Los segundos, se siembran bajo un legado natural. Concretamente en el Parque Natural de la Albufera del Grau. Vinos de color amarillo pálido brillante de caudal aromático y aromas vegetales.

Hablemos de las bodegas de Menorca

Esfuerzo y dedicación. Así resume Bodegas Torralbenc su proyecto. Su esfuerzo y pasión por el vino ha hecho que este producto se convierta de nuevo en referencia de la gastronomía en la isla. Fincas agrícolas de los siglos XIX y XX, hoy su viñedo destina 77 hectáreas al cultivo de la uva. El recuperar unas tierras que no habían sido cultivadas desde hace 30 años ha sido una difícil tarea.

En 2016 nació su primer vino. Una primera añada robada a la roca, a la tierra y a la luz de Menorca, que demuestra todo el potencial de su uva. En DeVins, puedes hacerte eco de sus productos y comprar su vino blanco, rosado y tinto.

Chardonnay, Muscat, Malvasía, Merlot, Syrah y Cabernet Sauvignon. Estas son las variedades que presenta y ofrece otra de las bodegas de mayor renombre en la isla: Bodegas Binifadet. Situados también en el sur de la isla, su suelo predomina por ser calcáreo de marés cubierto por una capa arcillosa. En DeVins también puedes encontrar sus vinos, y en especial uno del que hablaremos a continuación:


 

De los más buscados:

No es otro que el Binifadet Chardonney blanco. Este vino se encuentra entre los 300 mejores vinos de España según el exigente comité de cata: Vino + Gastronomía. Este vino salió al mercado hace ya más de 10 años. Tras varias décadas, Carlos Anglés, su elaborador, encontró esa uva que podía aclimatarse a la isla. Y los resultados, como vemos, fueron magníficos. Este vino blanco no tardó en estar en la bodega de los mejores restaurantes de la isla y incluso en algunos de España. El Bulli, nombrado mejor restaurante del mundo, quiso tener en su restaurante el Binifadet Chardonney blanco. En DeVins también lo puedes encontrar y disfrutar de todo su carácter:

En Menorca, no tan sólo se disfruta por el sol y sus playas. Su tradición marca ser una tierra en el que el vino ya obtuvo protagonismo desde hace muchos años. Y a día de hoy sigue creciendo gracias a las nuevas tecnologías y a los caracteres climatológicos que favorecen la expansión de esta bebida antológica.

En DeVins estamos seguros que te ofreceremos el vino que mejor se adapte a tu gusto, para que sigas apostando tú también por este momento tan dulce que vive la Menorca vitivinícola.

 

  Descubre otros posts relacionados en nuestro blog: 

- Conoce nuestras bodegas: Torralbenc, conoce este proyecto vitivinícola de Menorca

- Conoce el encanto de las bodegas y vinos de Menorca

- Torralbenc y sus vinos de Menorca destacan en la prensa balear

First
Prev
43 artículos
[1]
2
3
4
5
6
7
9
10
11
Next
Last
Política de privacidad

De Vins Menorca S.L. es una empresa registrada, bajo el NIF B57075665, con domicilio fiscal Camí de ses Vinyes, 118 - 07703, Maó, Illes Balears, España ('nosotros', 'nuestro'). Dirigimos www.devinsmenorca.com ('la web'), por lo que somos responsables del tratamiento de la información facilitada y obtenida a través de la Web, que será incluida en nuestros ficheros de datos personales. En la presente Política de Privacidad, 'tú' hace referencia a cualquier persona que someta información a nuestra Web.

1. Privacidad y protección de datos

La protección de datos es una cuestión de confianza y tu privacidad es de máxima importancia para nosotros. Por este motivo, sólo utilizaremos tu nombre y otra información de carácter personal según lo establecido en la presente Política de Privacidad. Únicamente recopilaremos información en caso de requerirla para poder llevar a cabo negocios contigo.

Almacenaremos tu información durante el tiempo estipulado por la ley o hasta que haya cumplido los objetivos por los que haya sido recopilada.

Recopilación de datos

Podemos recopilar información de distinta índole cuando detectemos que deseas efectuar una solicitud de un producto en la Web.

Recopilamos, almacenamos y tratamos tus datos con el objetivo de poder ofrecerte nuestros servicios y tramitar las compras en la Web y cualquier posible reclamación futura.

Utilizaremos la información facilitada para poder procesar tus solicitudes de información y ofrecerte los servicios y la información deseados a través de la Web o enviarte información (incluyendo información relativa a nuestros productos y servicios) siempre que indiques que deseas que nos pongamos en contacto contigo, por correo electrónico, y ofrecerte información relativa a otros productos o servicios. Si prefieres que no te enviemos comunicaciones de márketing, háznoslo saber.

Puede que hagamos llegar tu nombre y dirección a una tercera parte con el fin de que realice la entrega de los productos (p. ej. nuestro mensajero o proveedor).

No compartiremos tu información personal con terceros ubicados fuera de la Comunidad Económica Europea.

Terceros y enlaces

La Web puede contener publicidad de terceras partes o enlaces a otras páginas Web. Recuerda que no nos responsabilizamos de las prácticas de privacidad o del contenido de dichas terceras partes o páginas Web, como tampoco nos responsabilizamos de las terceras partes a las que cedemos tus datos de conformidad con la presente Política de Privacidad.